CLASES DE YOGA PARA EMBARAZADAS

Practicar Yoga durante el embarazo, tiene muchos beneficios tanto para la mamá como para el bebé.

Por un lado estamos potenciando la vivencia de unidad y comunicación entre madre e hijo y por otro se crea, junto a otros cuidados sanitarios, unas condiciones intrauterinas excepcionales para una feliz gestación y una beneficiosa evolución posterior del bebé.

 

Debido a que el yoga es un trabajo interno, las futuras madres se darán cuenta de que su práctica semanal no sólo es para ellas mismas, sino que son sesiones dirigidas para los dos. 

 

"Madre e hijo participan del mismo latido,

de la misma vibración, del mismo sentir"


Para la madre, la práctica de yoga puede reducir el desgaste psicológico, el estrés físico y mental. Previene el desajuste corporal y facilita la recuperación posparto. Alivia los dolores de espalda, refuerza la resistencia cardio respiratoria, para gozar de las mejores condiciones durante el parto. Incrementa el flujo sanguíneo, oxigenando células y tejidos y ayuda a relajarse mejorando el sueño. 

 

Para el bebé, se incrementa el oxígeno en la sangre, beneficiando el metabolismo, los tejidos musculares, viscerales y cerebrales.

Se generan endorfinas y adrenalina, de esta manera, el feto recibe los efectos calmantes de las endorfinas y se siente estimulado emocionalmente por la adrenalina.

Debido a que su mamá trabaja los músculos abdominales, el feto recibe un masaje con efecto relajante.


Si estas interesada en practicar yoga durante tu embarazo, puedes mandarme un mail a info@yogamudra.es y te aclararé cualquier duda que tengas.