NUESTRO EQUIPO

profesora de yoga conchi

Conchi

El Yoga llega a su vida en un momento de mucho estrés laboral y siente que cada práctica la llena de aire fresco y armonía. Tras percibir los cambios profundos y los beneficios que tiene en su cuerpo y en su mente, decide indagar y formarse como profesora en la Escuela Patanjali de la mano de Amable Diaz obteniendo la certificación de 500 horas avalada por la Unión Europea de Yoga y la AEPY.

Desde entonces sigue en continua formación realizando especializaciones en suelo pélvico y embarazo,  Yoga Ayurvédico, Técnicas de Yoga Nidra y Nada Yoga...

Su profunda comprensión de la meditación la llevan a realizar un postgrado en meditación yóguico-vedantina.


Conchi imparte las clases de yoga restaurativo, nivel 1 y 2, yoga prenatal y los cursos de meditación.


Entregada por completo al centro y al cuidado de sus alumnos, sus clases están perfectamente adaptadas al nivel de cada persona e ideadas para profundizar no solo a nivel físico sino indagar en la observación consciente de la respiración y del contenido de la mente con el fin de traspasar las barreras que estos indirectamente nos marcan.

laura molina vicente

Laura

Al finalizar sus estudios en Historia del Arte y Antropología Cultural en la Universidad Complutense de Madrid y tras cinco años de práctica de Yoga decidió formarse como profesora con el objetivo de enriquecer y comprender a nivel más profundo su práctica personal. Cursó la formación con Mayte Criado en la Escuela Internacional de Yoga, obteniendo la certificación RYS de 500 horas.

Su curiosidad y pasión hacia su trabajo la han llevado a complementar su formación con cursos de especialización en Yoga para la Educación, Yoga en el embarazo y postparto, Ayurveda aplicado al masaje y terapias y Técnicas de meditación Nyasa Yoga Nidra.

Laura imparte las sesiones de nivel 3 de martes y jueves, la clase de los jueves por la mañana, así como las clases de yoga y mindfulness para niños, además de talleres específicos de precisión de asanas.

Te enamorará su cercanía, su simpatía y su manera de acompañarte en la práctica. Sus clases son dinámicas, perfectamente estructuradas y muy reconfortantes.
Pendiente de todos los detalles te cuida de una manera muy especial y afectuosa.