BENEFICIOS DE LA PRÁCTICA DE YOGA

 

Sabemos que el trabajo corporal activa la musculatura, tendones, ligamentos y estructuras óseas, y esto repercute positivamente sobre los sistemas fisiológicos, hormonales y nerviosos.

Lo que diferencia al Yoga de otras disciplinas, es la forma en la que se ejecuta este trabajo físico, el tiempo de mantenimiento de las posturas, el estado mental en el que se realizan y la aplicación de la respiración.

El trabajo muscular en Yoga

Las asanas o posturas operan relajando los músculos contraídos a través de los estiramientos, o tonificando para mantener una buena estática corporal. El trabajo muscular tiene como objetivo recuperar el buen estado del aparato locomotor y permitir que la energía fluya sin dificultad.

Las articulaciones también se benefician de este trabajo muscular, a través del estiramiento y tonificación de tendones y ligamentos.

Esto hará que la cápsula articulatoria se mantenga en buenas condiciones y puedan realizarse los movimientos con la amplitud requerida. Mantener las articulaciones en buen estado, hará que no perdamos libertad de movimientos con la edad.

Yoga y columna vertebral

En las articulaciones intervertebrales de la columna no intervienen tendones, únicamente músculos y ligamentos.

Cuando aparece dolor en la espalda y éste se extiende por brazos y piernas, puede ser debido a algún pinzamiento de las raíces motoras o sensitivas.

Así pues, en la columna no sólo podemos perder movimiento, sino que también se pueden dañar estructuras nerviosas indispensables.

 

El Yoga hace un gran trabajo sobre la columna vertebral, aportando un gran beneficio a esta parte esencial del cuerpo.

No olvidemos que aquellas asanas que inciden en las articulaciones, además de los beneficios que acabamos de comentar, también tienen los que se derivan de la eliminación de tensión y del desbloqueo energético.


 A la movilización de músculos y articulaciones, sumamos el efecto positivo de la activación fisiológica en el sistema cardiovascular y respiratorio. Esto beneficia a los órganos al hacerles ganar capacidad funcional y regularizar el sistema hormonal, debido al masaje interno que reciben con algunas posturas las glándulas suprarrenales, tiroides, timo. etc

Durante la práctica de yoga se acompaña a todo movimiento con una respiración controlada y con la atención centrada en partes concretas del cuerpo. De esto también se deriva un beneficio mental y psicológico, de plena atención y control respiratorio y mental.